for buy propecia our drug store

Imitadores latinoamericanos perfeccionan su arte 

Se dice que la imitación es la muestra más sincera de adulación.

En América Latina, los imitadores ofrecen espectáculos donde están camuflados de personajes populares, una forma de entretenimiento que crece cada día en popularidad.

Estos imitadores son actores que cuentan con una preparación profesional como actores. Su labor va de la mano con la del actor o cantante a quién duplican, pues deben trabajar en la voz, los gestos, el peso y cuerpo de dicha figura, así como en la personalidad que los distingue en el escenario.

Para la mexicana Rubí Ávila González, imitadora profesional desde hace 21 años, es totalmente un arte, pues la imitación es un complejo uso de técnicas físicas y artísticas que conlleva un resultado sorprendente para quienes lo atestiguan.

En 2013, Televisa, uno de los complejos televisivos más importante de América Latina, le abrió las puertas para participar en su reality show ‘Parodiando’. Esta experiencia la catapultó a la fama nacional como una de las mejores imitadoras de la actriz y cantante Laura León.

Originaria de Playa Vicente, Veracruz, Ávila González hizo del estado de Quintana Roo su hogar. Paralelo a la imitación, dedica parte de su tiempo al estilismo y a la práctica del voleibol femenino.

Pero dice que no deja de encarnar a personajes como Gloria Trevi, Lucha Villa, María Félix, Irma Serrano, Lorena Herrera y hasta a Selena Quintanilla, y que ni la pandemia le pondrá un alto.

“La imitación en México, y yo creo que en el mundo entero, atraviesa por muchas dificultades como cualquier otro sector, debido a la pandemia”, dijo Ávila González. “Todo este tiempo he logrado sobrevivir gracias a las recomendaciones de algunas amistades que organizan cumpleaños, porque los antros, cabarets, ferias, teatros, están cerrados”.

Los imitadores tienen un atractivo que ha impulsado a los productores en México a crear programas que reúnen a los mejores talentos imitadores. El público se entretiene por la forma en que pueden convertirse en otras personas.

La voz debe controlarse por medio de la respiración diafragmática; se hace uso del tejido músculo-tendinoso para crear las ondas sonoras que pueden flexionarse para imitar las voces deseadas. Es una habilidad que trabaja con los patrones de vibración en las cuerdas vocales.

La imitación incluye alterar la apariencia para paracer otra persona, con todas sus características personales. (Sharon McCutcheon/Unsplash)

“Son horas y horas de prácticas vocales, de técnicas vocales que cada personaje a imitar tiene y que debo practicar”, dijo Ávila González. “A eso hay que sumar el dinero que se invierte en vestuario, que va más allá de un simple maquillaje. Te hablo de vestidos, pelucas, zapatillas, alta costura”.

Dice que el esfuerzo vale la pena.

“El esfuerzo tiene su remuneración económica y el cariño del público”, dijo la imitadora. “El poder llegar a muchos hogares a través de la televisión y hacer muchas amistades son tesoros que se ganan”.

Esta práctica es una variación de la actuación, en la que los comediantes profesionales personalizan parte de la representación humorística de celebridades famosas o figuras ficticias de la cultura pop.

El público agradece el talento y entrega de estos actores.

“La imitación al final está interpretando un papel, por lo que eso hace que tenga un trabajo como actor, aunque sea de una personalidad ya existente”, dijo Marylú Álvarez, de 21 años, estudiante de Artes que frecuenta shows de imitadores.

“Ellos estudian el carácter, la forma de hablar y el porte de la figura que imitan. A mí me encanta ir a shows de imitadores porque en muchas ocasiones lo hacen de una manera cómica que te divierte”, dijo.

Muchos han logrado hasta interpretar a personajes fallecidos, como lo ha hecho el actor Óscar Jaenada.

El actor Óscar Jaenada logró interpretar a Cantinflas en la película sobre este artista, gracias a su talento como imitador. (Amazon Product Placement)

Aunque cuenta con una carrera actoral que lo ha llevado a interpretar papeles como el del papá de Luis Miguel en la serie para Netflix, y a Víctor Martínez, en Rambo V: Last Blood, también ha podido meterse en la piel del personaje de Mario Moreno, mejor conocido como Cantinflas. Gracias a su talento como imitador, fue el protagonista de la cinta sobre Cantinflas, dirigida por Sebastián Del Amo en 2014.

Es importante desarrollar el talento, ya que el público es exigente y dispuesto a pagar para ver un buen espectáculo.

“Claro que siempre procuro ir con artistas que son buenos en su trabajo, porque para mí la imitación también es un arte. Sabes que tienes que pagar por un buen show”, dijo Álvarez.

(Editado por Melanie Slone y LuzMarina Rojas-Carhuas)



The post Imitadores latinoamericanos perfeccionan su arte  appeared first on Zenger News.